La Atención al Cliente en la práctica

Si alguien todavía duda de lo que es “la Atención al Cliente”, aquí tiene en pocas líneas mi experiencia de esta semana. Barcelona, 17h, hago una parada en un bar cualquiera por la zona de Paseo San Juan, esperando asistir a una conferencia. Voy a pedir un café, y la camarera, sonriente y con una voz agradable me dice: ¡Hoy tenemos de todo! Estamos preparando unos granizados fresquitos de naranja, limón, café. Son buenísimos, ¡me hago responsable de ello!

Y sí, a por el granizado de naranja, pues.

Me acomodo en una pequeña mesa, y al cabo de pocos minutos entra un hombre muy apuesto, de aproximadamente unos setenta años, se acerca a la barra y dice literalmente y sin pausas : Pasaba por aquí porque quería merendar algo, iba a sentarme en la terraza, pero creo que a estas horas todavía hace demasiado calor. El problema es que aquí dentro me falta el aire. ¡Ah! Veo en las bandejas unas pastas dulces exquisitas, pero sé que no me convienen. Por lo tanto estoy pensando en un café, pero debería ser descafeinado, porque si no por la noche no duermo. Vaya, ahora pienso que ya me he tomado tres hoy….creo que tengo un problema. ¡Menudo monólogo!, pienso. Pero la camarera, que había estado escuchando sonriente y paciente, contesta:  Desde luego no hay que tomar alimentos que no nos convienen señor, y del café, tampoco hay que abusar. Si me lo permite, le recomendaría una de nuestras nuevas infusiones que se pueden tomar tanto calientes como frías. Y si me deja escoger, yo misma le busco una mesita fresquita en la terraza, a la sombra de un árbol.

Sólo me sale por dentro: ¡Ole Ole y Ole!

Evito contaros lo que ocurrió con el cliente a seguir, porque fue también increíble. Pensé que esa chica era una bendición para el barrio, un oasis de amabilidad en medio del desierto.

En mis cursos de Atención al Cliente siempre recomiendo sonreír, un tono amable y otros tips de comunicación, pero hoy quiero recordar que el interés verdadero para las personas es lo que permite que el Cliente se sienta acogido y respetado. Lo anterior, es sólo un medio para acompañarlo.

(Si alguien está interesado en conocer el lugar donde se producen estos milagros, que me contacte en privado).

Compartir:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

La Importancia de las Palabras

«Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo». Este aforismo del filósofo Ludwig Wittgenstein guarda una gran verdad. Con nuestras formas de expresión no

Equipo, te quiero

Estaba yo en una consulta médica aguardando mi turno, y cómo parecía que la espera iba a ser larga, había empezado a divagar sobre el

Reserva tu cita

Nos pondremos en contacto contigo pronto

Ir al contenido